La “Iglesia de la Misericordia”, es la Iglesia que Dios Padre quiere que todos conozcamos a plenitud

Oseas 6:6
Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.

Mateo 9:13
Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.

2 Tesalonicenses 2:13-16
Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.

2 Corintios 10:3-6
Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

2 Timoteo 1:9
quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad,

Santiago 2:12-13
Así hablad y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad, porque “juicio sin misericordia” se hará con aquel que no haga misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.

Murmuración de los judíos

Juan 6:43-45 Respondió Jesús y les dijo: No murmuréis entre vosotros. Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. Escrito está en los profetas: “Y TODOS SERÁN ENSEÑADOS POR DIOS”. Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a mí.…

Santiago 1:18-20
Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas. Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse, porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

Hebreos 12:14
Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

 

Una vez analizados estos párrafos bíblicos empezaremos entonces a explicar primeramente qué es “lo que no somos” para que se entienda mejor este ministerio y para que se aclare mejor acerca de qué es “lo que sí somos”.

Muchas personas piensan que esta es otra iglesia mas entre los miles de iglesias que ya existen en este mundo. Este sitio Web frente a tus ojos realmente “no es una iglesia humana”, “ni representa a ninguna iglesia de éste mundo”. Tradicionalmente la gente abre sus propias iglesias aquí y allá, en cualquier parte, y después ponen sitios Web como éste para informar sobre su negocio y atraer a otros incautos a sus activos.

No, … nosotros no hemos fundado ninguna nueva iglesia. La iglesia de la que hablamos en este sitio es la iglesia diseñada y planeada por Dios Padre, y encomendada a su Hijo Jesucristo (Yeshúa) conforme al Plan de Dios.

La nuestra tampoco es una congregación como las que haz conocido en este mundo; de hecho, nosotros ni siquiera somos una iglesia humana sino que más bien, somos una congregación de voluntarios, siervos de Dios, que se han sometido a Dios Padre y a su Hijo Jesucristo; y habiendo entendido sus leyes y mandatos, haciendo uso de nuestras capacidades, “te presentamos” poco a poco y a medida que descubrimos la grandeza de la obra de Dios Padre Jehová, a la única iglesia a la que debe estar sometida toda la raza humana, sin excepción de nadie, que es la Iglesia de Dios Padre, la Iglesia de su Misericordia, la iglesia como él mismo nos la presenta a través de todos los tiempos. Así está registrada tanto en la historia de de éste mundo, como también en la historia de la humanidad, y en las santas escrituras. Antiguo y Nuevo Testamento.

En este sitio te presentamos a la Iglesia de Dios Padre; que también es la nuestra, porque todos estamos sometidos a ella. Este sitio que ven tus ojos, primero: no es una iglesia humana en el sentido de que no fue creada por seres humanos.  Esto que ves frente a tus ojos es solo un sitio Web producido por una congregación de personas muy especiales, una congregación mundial de “monjas y sacerdotes, todos siervos de Dios“, dedicados a presentar al mundo la verdadera Iglesia de Dios Padre, su “Iglesia de la Misericordia“, encargada a su Hijo Jesús el Cristo.  Por eso la llamamos también, la “Iglesia de Cristo“. Pero nos referimos siempre a la iglesia de EL, no a una que hayamos inventado o creado nosotros. Y, aunque algunos hermanos en Cristo ya están durmiendo, esperando el día de su resurrección, -conforme a la promesa de nuestro Señor Jesucristo-, serán despertados para salvación y vida eterna, … sus obras aún son recordadas entre nosotros y te las presentamos aquí para su estudio, juicio y entendimiento.

Somos una congregación de personas llamadas, atraídas y traídas por Dios Padre, no por hombres ni por promesas de hombres, ni por concilios de hombres. Cada uno llegó aquí por el llamado del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, o por sus propios esfuerzos. Pero repetimos, “no somos una iglesia humana”, pero si pertenecemos todos a la única Iglesia Verdadera, a la Iglesia de la Misericordia de Dios Padre, que es la misma Iglesia de Cristo.

Tampoco somos una empresa dedicada a atesorar bienes, ni a construir basílicas, catedrales, edificios ni iglesias humanos, ni a poner puertas, ventanas, alfombras, vitrales ni candados humanos a ninguna iglesia humana, sabiendo que otros llaman arbitrariamente a sus propias iglesias como la “Iglesia de Dios”, “Salón del Reino”, “Basílica”, “Templo”, o lo que fuere; cuando en verdad, son solamente sus propios negocios a los cuales les llaman también la “Iglesia de Dios”, “Asamblea de Dios”, o “Iglesia de Jesucristo”. Todas son falsas iglesias, sean católicas romanas o protestantes.

No os confundáis entonces, ésta es solamente una congregación de voluntarios, hombres, mujeres, jóvenes, y ancianos que aman, sirven y obedecen a Dios Padre Jehová, a Su Hijo Jesús (Yeshúa) el Cristo, y al Espíritu Santo; cuya misión fundamental es guiar a sus fieles creyentes en el conocimiento de Dios y que Dios Padre y Jesús el Cristo y el Espíritu Santo han puesto sobre cada uno de nosotros.

No representamos ni defendemos a ninguna iglesia humana, sea cual fuere ella.  La nuestra, y la única Iglesia autorizada en éste mundo, es la Iglesia de Dios Padre Jehová, la Iglesia de Su Misericordia, presentada por el Señor Jesús de Nazareth, y por todos sus Apóstoles en la vieja Jerusalen. No la de Roma, ni la de los diablos rojos de Roma.

No reconocemos a la iglesia de Roma ni a ninguna iglesia de los Romanos, sino únicamente a la iglesia de Dios Padre Jehová, presentada por Jesús de Nazareth en la vieja Jerusalen.  Creemos en la verdadera Iglesia del Padre fundada por nuestro Señor y Salvador de éste Mundo, el Señor Jesús de Nazaret, el Cristo, entregada a sus Santos Apóstoles el día que los selló a todos con el Espíritu Santo en Pentecostes, y a quienes ordenó “posteriormente”:

Mateo 28:18-20
Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar (obedecer) todo lo que os he mandado (enseñado); y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Marcos 16:15-18
Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

Nosotros no tenemos nada que ver con la secta de los Católicos de Roma, Testigos de Jehová, Mormones, Adventistas, Bautistas, Evangelistas, Pentecostales, Luteranos, Presbiterianos, Asambleas de Dios, ni ninguna denominación humana establecida en este mundo por humanos. Simple y sencillamente, todos aquí somos hombres y mujeres que amamos, servimos y obedecemos a nuestro Padre Jehová, ( YHVH ), a nuestro Señor y Salvador Yeshúa, ( Jesús el Cristo ), y seguimos la guía del Espíritu Santo.  Somos hombres y mujeres que hemos recibido el llamado de nuestro Padre, el único y verdadero Dios del Universo, Padre Celestial Jehová, el Dios de los Ejércitos.

!! ABBA PADRE !!

 

Iglesia de la Misericordia es un ministerio cristiano adoptado por la corporación MINISTRIES OF MERCY CORPORATION, y por todos quienes nos apoyan, nos defienden, nos socorren, y nos ayudan.

Conocemos el “Plan de Salvación de Dios Padre Jehová” y lo predicamos en más de 100 idiomas a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, -de buen corazón-, en todas las naciones del mundo, conforme a su mandato en Mateo 28:19-20 y Marcos 16:15.

No producimos ningún tipo de material impreso, todo lo que nosotros publicamos está en línea, en éste sitio Web solamente. Asumimos voluntariamente y por la misericordia de Dios Padre Celestial el real sacerdocio de la Iglesia de Dios, siendo fieles al mandato de Dios Padre, y a las enseñanzas de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo.

Estamos radicados en todo el mundo, nuestra sede principal está en la ciudad de Cicero, Illinois, Estados Unidos de Norte-America,  pero vivimos todos unidos estrechamente gracias a aquel de quien seguimos comiendo día a día de su cuerpo, y bebiendo día a día de su sangre, para lograr la santidad anhelada; y con ello, conforme al Plan de Dios, alcanzar la salvación y la vida eterna.

Estamos dedicados a procurar la “restauración de la disciplina bíblica de la iglesia primitiva de Jesucristo“, como se detalla en los Santos Evangelios, “procurando seguir el camino de la santidad” para todos y cada uno de sus miembros, como un requisito básico fundamental e indispensable “para ser dignos de ver el rostro del Señor“, en vida o en la resurrección. (Hebreos 12:14)

En esta congregación no tenemos otro líder que el Señor Jesús, por tanto todos somos iguales: monjas o sacerdotes siervos de Dios Padre Jehová.  Reconocemos a nuestro único líder, pastor y maestro el Señor Jesús de Nazareth (Yeshúa), el hijo de Dios hecho hombre, a quien el Padre Jehová nos ordenó escuchar y obedecer, pues en él encontró todas sus complacencias.  Aquel que murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día, y esta sentado a la diestra del Padre, cuyo reino no tendrá fin.

Seguimos y procuramos siempre seguir fielmente las enseñanzas del Señor Jesús y de sus Apóstoles, como lo señala fielmente las Santas Escrituras. Creemos en Dios Padre Todopoderoso creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. Creemos en un solo Señor Jesucristo, (Yeshúa), el cordero de Dios que quitó el pecado del mundo, el dador del conocimiento, del perdón y de la vida eterna. Aquel que murió y resucitó al tercer día, y ahora está sentado a la diestra del Padre. Creemos en el sello redentor del Padre y del Hijo dado a sus santos mediante el Espíritu Santo. Creemos en las diferentes etapas del crecimiento espiritual que van desde el bautizo en agua, la abolición de los pecados, la remisión, la regeneración del Espíritu, la santificación, la justificación, el bautizo en el Espíritu, y el caminar y vivir bajo la guía del Espíritu Santo para la obra del Dios del Universo.

Creemos que: aprender y practicar bajo y con la disciplina impuesta por el Maestro Jesús de Nazareth es la única garantía de lograr la libertad del pecado. Creemos que: seguir el camino fielmente y en obediencia, como lo preparó el Señor Jesucristo para nosotros, es la respuesta que Dios Padre y su Hijo esperan de nosotros. Creemos en el descanso que proporciona la fe, y creemos que la santificación de todo creyente es el camino previo para recibir el sello del Espíritu Santo, y poder así ver el rostro del señor Jesús y obtener la vida eterna.

Nosotros somos creyentes fieles al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, creemos también en la disciplina implantada en la Iglesia Primitiva del Señor Jesucristo. Participamos en este ministerio cristiano “voluntariamente”, escribiendo, corrigiendo, editando, anunciando, promoviendo, auspiciando, financiando, e incluso leyendo y criticando los diferentes artículos que publicamos en este sitio Web.

¿Cómo unirse a nuestra congregación de fe?

Si usted es mayor de 18 años, o cuenta con la autorización de sus padres o tutores legales, usted puede unirse a esta congregación de forma voluntaria; sea con sus escritos, con sus comentarios, con sus aportaciones económicas, con sus consejos, con sus críticas, o con sus ideas. Usted puede, de manera voluntaria formar parte de este ministerio, y ser uno más de nosotros en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo:

  1. Primero: arrepintiéndose de sus pecados y transgresiones, bautizándose en agua, aceptando el sacerdocio real en su nueva vida como una monja o sacerdote siervo(a) de Dios Padre, y seguidor fiel de Jesucristo.
  2. Segundo: siendo un miembro activo de esta congregación. Regístrese y haga suyo éste ministerio.

Sobre este sitio

Este sitio se creó con la finalidad de unir a las monjas y sacerdotes siervos de Dios Padre, fieles al Señor Jesucristo, en todo el mundo. Expone, analiza y enseña paso por paso el “Plan de Dios” que está reservado para nuestra salvación.

Estudiamos en consecuencia la “Palabra de Dios” y sus “Leyes de la Vida y de la Muerte”. Recorremos frecuentemente la vida, pasión muerte y obras de Yeshúa, (nuestro Señor Jesucristo). Estudiamos las diferentes doctrinas bíblicas que nos edifican y nos endurecen para un mejor comportamiento cristiano el cual nos conduce a la santidad. Desarrollamos temas de interés general que publicamos frecuentemente en un formato fácil de leer, utilizar y aprender, -especialmente-, para fines didácticos.

Contribuimos en la educación de todo creyente, llevando no solamente los evangelios a todas las naciones, sino también, los estudios e investigaciones sobre los diferentes tópicos de los cuales nos habla el viejo y el nuevo testamento.  Para éste efecto, habremos de separar, ordenar y organizar el contenido bíblico, en tópicos didácticos, y relacionando “temas específicos” a los que llamaremos “Temas Bíblicos”, “Doctrinas”, “Capítulos Bíblicos”, o “Teología Sistemática y Secuencial para la Salvación”.

Contáctenos

La persona que quiera unirse a este ministerio y colaborar en la producción y desarrollo de este trabajo, por favor registrese en este sitio, o escriba un mensaje (email) a: biblia@daprose.net , explicando su interés en participar en este ministerio y en sus producciones literarias.

REFRENCIAS CRUZADAS

Efesios 1:22-23 (RVR1960)

y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Efesios 2:22 (RVR1960)

en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Hebreos 12:23  (RVR1960)

a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,

37 Versículo de la Biblia sobre Misericordia

Así que, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.
Hebreos 4:16 | NVI |

“El Señor te bendiga y te guarde;
el Señor te mire con agrado y te extienda su amor;
el Señor te muestre su favor y te conceda la paz.”
Números 6:24-26 | NVI |

Pero vayan y aprendan lo que significa: “Lo que pido de ustedes es misericordia y no sacrificios.” Porque no he venido a llamar a justos sino a pecadores.
Mateo 9:13 | NVI |

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados!
Efesios 2:4-5 | NVI |

Ten compasión de mí, oh Dios, conforme a tu gran amor;
conforme a tu inmensa bondad, borra mis transgresiones.
Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado.
Salmos 51:1-2 | NVI |

El Señor es clemente y compasivo,
lento para la ira y grande en amor.
Salmos 103:8 | NVI |

Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.
1 Pedro 5:10 | NVI |

¿Qué Dios hay como tú, que perdone la maldad
y pase por alto el delito del remanente de su pueblo?
No siempre estarás airado, porque tu mayor placer es amar.
Miqueas 7:18 | NVI |

En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio.
Tito 2:11-12 | NVI |

Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo.
2 Timoteo 1:9 | NVI |

Acuérdate, Señor, de tu ternura y gran amor,
que siempre me has mostrado; olvida los pecados y transgresiones
que cometí en mi juventud.
Acuérdate de mí según tu gran amor,
porque tú, Señor, eres bueno.
Salmos 25:6-7 | NVI |

Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad;
por eso se levanta para mostrarles compasión.
Porque el Señor es un Dios de justicia.
¡Dichosos todos los que en él esperan!
Isaías 30:18 | NVI |

Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial.
Mateo 6:14 | NVI |

Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.
Romanos 12:1 | NVI |

Que la gracia del Señor Jesús sea con todos. Amén.
Apocalipsis 22:21 | NVI |

Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.
Romanos 6:14 | NVI |

Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!
Romanos 6:15 | NVI |

Que el favor del Señor nuestro Dios
esté sobre nosotros.
Confirma en nosotros la obra de nuestras manos;
sí, confirma la obra de nuestras manos.
Salmos 90:17 | NVI |

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
Juan 3:16 | NVI |

Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó.
Romanos 3:23-24 | NVI |

Bien le va al que presta con generosidad,
y maneja sus negocios con justicia.
Salmos 112:5 | NVI |

Que la gracia del Señor Jesucristo sea con su espíritu.
Filemón 1:25 | NVI |

Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo.
1 Pedro 1:13 | NVI |

Pero la transgresión de Adán no puede compararse con la gracia de Dios. Pues si por la transgresión de un solo hombre murieron todos, ¡cuánto más el don que vino por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, abundó para todos!
Romanos 5:15 | NVI |

A fin de que, así como reinó el pecado en la muerte, reine también la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor.
Romanos 5:21 | NVI |

La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida;
y en la casa del Señor habitaré para siempre.
Salmos 23:6 | NVI |

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.
Efesios 2:8-9 | NVI |

¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?
Romanos 6:1-2 | NVI |

Más bien, crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria ahora y para siempre! Amén.
2 Pedro 3:18 | NVI |

Sin embargo, considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.
Hechos 20:24 | NVI |

Que la gracia del Señor Jesucristo sea con su espíritu. Amén.
Filipenses 4:23 | NVI |

Porque a ustedes se les ha concedido no sólo creer en Cristo, sino también sufrir por él.
Filipenses 1:29 | NVI |

No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.
Lucas 1:30-31 | NVI |

Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado.
Romanos 12:3 | NVI |

A ti, Señor, elevo mi clamor
desde las profundidades del abismo.
Escucha, Señor, mi voz.
Estén atentos tus oídos a mi voz suplicante.
Salmos 130:1-2 | NVI |

Rásguense el corazón
y no las vestiduras.
Vuélvanse al Señor su Dios,
porque él es bondadoso y compasivo,
lento para la ira y lleno de amor,
cambia de parecer y no castiga.
Joel 2:13 | NVI |

No me niegues, Señor, tu misericordia;
que siempre me protejan tu amor y tu verdad.
Salmos 40:11 | NVI |

Sacerdotes de la Iglesia de Jesucristo

Buenas nuevas de salvación

Isaias 61:7
Se presentarán extraños y apacentarán vuestros rebaños, e hijos de extranjeros serán vuestros labradores y vuestros viñadores. Y vosotros seréis llamados sacerdotes del SEÑOR; ministros de nuestro Dios se os llamará. Comeréis las riquezas de las naciones, y en su gloria os jactaréis. En vez de vuestra vergüenza tendréis doble porción, y en vez de humillación ellos gritarán de júbilo por su herencia. Por tanto poseerán el doble en su tierra, y tendrán alegría eterna.…

Referencia Cruzada

1 Pedro 2:5
también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

1 Pedro 2:9
Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios , a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Isaías 56:6
Y a los extranjeros que se alleguen al SEÑOR para servirle, y para amar el nombre del SEÑOR, para ser sus siervos, a todos los que guardan el día de reposo sin profanarlo, y se mantienen firmes en mi pacto,

Isaías 60:5
Entonces lo verás y resplandecerás, y se estremecerá y se regocijará tu corazón, porque vendrá sobre ti la abundancia del mar, las riquezas de las naciones vendrán a ti.

Isaías 60:11
Tus puertas estarán abiertas de continuo; ni de día ni de noche se cerrarán, para que te traigan las riquezas de las naciones, con sus reyes llevados en procesión.

Isaías 66:12
Porque así dice el SEÑOR: He aquí, yo extiendo hacia ella paz como un río, y la gloria de las naciones como torrente desbordado; y mamaréis, seréis llevados sobre la cadera y acariciados sobre las rodillas.

Isaías 66:21
Y también tomaré algunos de ellos para sacerdotes y para levitas–dice el SEÑOR.

Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.

Isaías 54:17

Si te gusta, compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − once =