maxresdefaultRomanos 2:11-12
11 porque no hay acepción de personas para con Dios.
12 Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados;

Romanos 3:10
10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;
11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios.
12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;
No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
13 Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios;
14 Su boca está llena de maldición y de amargura.
15 Sus pies se apresuran para derramar sangre;
16 Quebranto y desventura hay en sus caminos;
17 Y no conocieron camino de paz.
18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.
19 Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;
20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

Romanos 3:23
23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

Santiago 4:4 !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Para que puedas alcanzar la "Gracia de Dios", debes estar consciente que estas alejado de Dios y que Dios no pone su oído en los pecadores pues ellos están destituidos de la gloria de Dios, sino que Dios pone sus oídos en sus hijos ya aceptados a quienes concede como señal del pacto su propio Espíritu.

Estos, sus "sellados", son los únicos que si están destinados a entrar al reino de Dios. Buscad entonces el sello de Dios, para recibir las primicias de su Espíritu y para que seáis entonces los "Testigos Verdaderos de Jehová". No como aquellos engreídos y soberbios que se auto-denominan así mismos: Los "Testigos de Jehová", sin haber recibido sello alguno.

1 Juan 2:4
4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

Ezequiel 18:4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
4 He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.

Jesús nos abrió las puertas a su reino, ahora somos nosotros los que debemos caminar juntos hacia ese reino, limpiando primero todas nuestras impurezas e inmundicias, tanto de nuestro cuerpo como de nuestro espíritu.

Colosenses 3:5-7 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
La vida antigua y la nueva
5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,

Esto es lo que somos hasta que logremos ser sellados con el Espíritu de Dios. Mientras estamos encadenados al pecado, aun somos entonces "hijos de desobediencia", y por lo tanto la ira de Dios esta sobre nosotros.

Solo el sello del pacto de la gracia, que es el recibimiento del Espíritu Santo, nos libera del pecado y nos reviste de la Coraza Indestructible de Dios Padre e Hijo.

7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.

No nos mintamos a nosotros mismos pensando que ya hemos conquistado el cielo o el perdón de nuestros pecados, porque entonces nunca llegaríamos a ese reino, mas bien, hagamos todos la tarea que nos pide el Señor Jesucristo, y caminemos juntos el camino, pagando el precio que nos pide, comiendo su carne día a día, y bebiendo su sangre, como él nos pide.

Juan 6:55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. 57 Como el Padre que vive me envió, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.…

No hay otro camino que aquel que él mismo nos impuso. Rehuyamos día a día los caminos, las costumbres y las doctrinas de hombres, porque eso no nos trae la salvación sino que al contrario, solo nos condena.

Comprendamos que el nivel mas lejano a Dios es el ser humano en su condición de pecador, a quien a pesar de eso concedió la Gracia de acercarse a nosotros mediante Jesús el Cristo. Sin ese camino mediador, no pudiésemos por nuestra propia cuenta o ideas o logros, alcanzar jamás acercamiento alguno.

Comprendamos también que es mediante Jesús y su iglesia, que aprendemos el camino, la verdad, y nos acercamos a la vida eterna. No alcanzaremos la gracia si no caminamos el camino.

Galatas 5:18 "Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley."

Lo contrario también es verdad: Pero si todavía no sois guiados por el Espíritu, porque aún no lo habéis recibido, porque aún no es tu tiempo de ser galardonados, aún estáis entonces bajo la ley.

Y estando entonces bajo la ley, como el preámbulo inevitable de la Gracia de Dios, tenemos que sujetarnos a ella si ya estamos adquiridos con la Sangre del Cristo, ya fuimos adoptados como hijos de Abraham, para quienes fue hecha la promesa.

Comed entonces todos del cuerpo de Cristo cada día de vuestras vidas, para que os preparéis a beber su sangre, y para que se cumpla la promesa de su divina Gracia.

Sed perseverantes en el estudio, edificando al mismo tiempo el amor a Dios y al prójimo, como se nos ha ordenado.

No es la misión del principiante llevar el evangelio a todas las naciones, sino solamente, cuando ya hayáis logrado la Gracia y hayáis sido sellado con el Espíritu de Dios, para que seáis portadores de su conocimiento y seas testigos presenciales de su Gracia. Mientras tanto, sujetaos todos a su Iglesia y a Jesús mismo, hasta que lleguen los respectivos tiempos, a cada uno de nosotros.

Juan 6:55
Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

Juan 15:4
Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí.

Juan 17:23
yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfeccionados en unidad, para que el mundo sepa que tú me enviaste, y que los amaste tal como me has amado a mí.

1 Juan 2:24
En cuanto a vosotros, que permanezca en vosotros lo que oísteis desde el principio. Si lo que oísteis desde el principio permanece en vosotros, vosotros también permaneceréis en el Hijo y en el Padre.

1 Juan 3:24
El que guarda sus mandamientos permanece en El y Dios en él. Y en esto sabemos que El permanece en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado.

1 Juan 4:15
Todo aquel que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios.

Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamas, ni nadie las arrebatara de mi mano.

Si te gusta, compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − seis =