image-0003De un modo u otro, todas las iglesias del mundo forman parte del gran plan de Satanás para apartar al ser humano de su creador.

Así como lo leen. Parece algo terrible e increíble pero así es de cierto.

No soy exactamente un enemigo directo de ninguna iglesia en el mundo, pero si entiendo que todas las iglesias creadas e inventadas por hombres,  forman parte crucial del plan de Satanás para alejar al ser humano de su creador.

La razón que me conduce a esta conclusión es una razón estrictamente bíblica. Ninguna iglesia, sea cual fuere ella, cumple con la disciplina bíblica de la Iglesia de Jesucristo, por tal motivo, si su propósito fue algún día producir santos, ahora ya no producen santos sino solo demonios.

LA DISCIPLINA BÍBLICA DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO

Yo se lo que estarán pensando algunos al leer el título de este tema. Seguro pensaran ahhh ¿Por qué esto?, ¿Realmente vamos a reprender a los demás?, Que tire la primera piedra el que este libre de pecado !!!

Pero si, hoy voy a hablar de esto porque la palabra de Dios habla de esto. Hoy vamos a tratar sobre “la disciplina bíblica de la Iglesia de Jesucristo”, para comprender mejor qué es lo que está pasando en éste mundo.

Primero: Hablaremos de esto porque es un tema principal en la palabra de Dios, tocante a la iglesia local.

Segundo: Hablaremos de esto porque estamos en medio de una crisis mundial. La Apostasía.  Hoy en día, lo que dice ser la iglesia de nuestro Señor Jesucristo, no está practicando la disciplina bíblica impuesta por nuestro Señor Jesucristo sino que practican su propia disciplina, la cual esta alejada totalmente de las verdaderas enseñanzas del Señor Jesucristo y de sus Apóstoles.

La gran mayoría de iglesias no practican la disciplina bíblica para nada. Otras iglesias tienen alguna forma de disciplina, pero ciertamente, esa forma de disciplina que practican no es bíblica; y por lo tanto, es absolutamente necesario que hablemos de lo que dice la biblia acerca de “la disciplina de la iglesia”.

Si usted piensa que éste no es un tema importante, le quiero decir que, a través de la historia del cristianismo, a través de la historia de la iglesia, todo ésto se consideraba como una de las tres características mas importantes de una iglesia verdadera, juntamente con la predicación verdadera del evangelio, y con una practica bíblica de observar y practicar las ordenanzas del Señor, también conocidas como “los sacramentos de la iglesia”: el bautizo,  la confirmación (o crisma), la eucaristía, la reconciliación (o penitencia), la visita y unción de los enfermos, la orden sacerdotal, y el matrimonio.

Históricamente, cuando ya se ha definido “qué es una iglesia verdadera”, hablando de los teólogos, hablando de los maestros que Dios ha puesto en su iglesia, hablando de los tiempos de la reforma, y después aún durante los últimos 500 años, la “iglesia verdadera se distingue de las otras por su disciplina“. Por “creer en la Palabra de Dios, y por vivir la Palabra de Dios“.

No es suficiente solo creer en la Palabra de Dios sino también debemos vivir la Palabra de Dios. Y si los que están en la iglesia local no están “viviendo la Palabra de Dios”, entonces nosotros, como creyentes maduros, tenemos la responsabilidad de ir a esas personas en amor y decirles que: “no esta bien lo que están haciendo“. “No se están sujetando a la disciplina de la Iglesia del Señor Jesucristo.”

Ahora, para los que no conocen del tema, déjenme preguntarles lo siguiente:

¿Que pensaría usted de un gobierno que tiene muchas leyes, y sus leyes son buenas, pero nunca castiga a los criminales?

¿Que pensaría usted de un maestro de matemáticas que siempre enseña la teoría de la matemáticas muy bien, pero nunca corrige las tareas de sus alumnos?

¿Que pensaría usted de un doctor, un médico que siempre enseña acerca de la salud, cada vez que va a su consultorio le enseña acerca de la salud, acerca de como cuidarse y todo eso, pero no te da los medicamentos para tratar tu enfermedad, no te da la medicina. No te dice cual es tu enfermedad? .. ¿Está haciendo bien su trabajo éste médico?

Ahora, otra pregunta más: ¿Que pensaría usted de un pastor de una iglesia que no practica la disciplina bíblica del Señor Jesucristo en su iglesia? ¿Esta haciendo bien su trabajo?  NO. Claro que no esta haciendo bien su trabajo!!   Y sin embargo, la mayoría de las iglesias cristianas de hoy en día dicen que “SI”. Que sus iglesias son de Cristo, que se someten y se apegan al evangelio. Mentirosos, sus actos los delatan por si solos.

Las congregaciones cristianas adulan tanto a sus falsos pastores que ya no importa si son el mismo demonio. Les cae bien tal o cual pastor y eso es todo lo que cuenta.  Los pastores modernos se caracterizan por ser arrogantes, indisciplinados, necios, tercos, creídos, sabiondos, y 100% sinvergüenzas. Son unos cuenteros profesionales.  Aprovechadores que hacen mercancía de sus respectivas congregaciones. Eso es todo lo que les interesa, … el dinero de su congregación.

Esto es una tragedia. Es una tragedia enorme. Porque de la misma manera que un gobierno tiene muchas leyes, vamos a decir que tiene un magnifico sistema de educación, que esta educando excelentemente a sus ciudadanos sobre tales o cuales leyes, y como obedecerlas, todo ésto es muy bueno, y su sistema de educación es muy bueno, y sin embargo, cuando un ciudadano quebranta la ley, no lo castiga. Entonces, ¿de que sirve tanta enseñanza?   Las cárceles están totalmente vacías. ¿Para qué sirve entonces tanta educación si la misma nunca se aplica?

Así son los pastores que enseñan e instruyen la palabra de Dios en estos tiempos. Dan una excelente educación sobre la palabra de Dios, todo lo que enseñan es correcto, vamos a decir que toda la teoría de lo que están enseñando la saben, y tienen mucha razón y conocimiento, pero cuando uno no esta viviendo en conformidad con la palabra de Dios, no se lleva a cabo entonces la disciplina en la Iglesia, hablo de la disciplina tal y como se manifiesta en la iglesia primitiva de nuestro Señor Jesucristo.

El propósito fundamental de toda congregación cristiana en el mundo debe ser siempre e infaliblemente “producir santos“, y no “producir demonios”. Pero si su congregación no esta produciendo “santos”, tenga usted la certeza que esta produciendo “demonios”, y seguramente está produciendo “demonios a gran escala”, “víboras de cascabel y demonios sanguinarios e inmisericordes”, todos con instintos y sentimientos diabólicos que nunca van a encontrar ni el conocimiento de la verdad ni de la santidad. Peor aún la salvación y la vida eterna.

¿Iría usted donde un doctor que no le dice cual es su enfermedad?  ¿Que nunca le da su medicina? ¿Se sentaría usted frente a un maestro en la universidad que nunca corrige los errores de su tarea?  ¿Como va ha aprender entonces? y sin embargo, muchos creen que esta bien estar en una iglesia de esta clase, iglesias que no creen en la disciplina bíblica, no la practican, y muy posiblemente no la conocen, no la entienden, no la enseñan, su disciplina entonces no es bíblica. Es diabólica. No proviene del cielo sino del infierno.

Vivimos en una cultura que vive absolutamente inundada por el pecado. ¿No es cierto?, por cada lado que miramos no podemos caminar sin tener que voltear la cabeza porque todo ya ha sido contaminado por la depravación del hombre que se manifiesta en todas partes. En todo lugar el mundo esta lleno de impiedad, de malicia, de iniquidad, de engaño, de lascivia, de rebeldía, de adicción a las drogas, de violencia, de pecado sexual, de hipocresía, de pornografía en la Internet. Maldad de toda clase. Ese es el mundo en el que estamos viviendo.

Me gustan los libros de los puritanos, me gusta regresar a las sendas antiguas y leer y aprender lo que decían los hombres de Dios en los siglos pasados, pero tenemos una crisis en el día de hoy que ellos no la conocían. Ellos no tenían la Internet, no tenían la televisión ni la radio, no tenían la pornografía allí, accesible a toda persona, no tenían lo que estamos enfrentando en el día de hoy todos nosotros.

¿Cuantos mas de estos pecados se van a estar infiltrando en la iglesia de Dios. Contaminado la iglesia de Dios?

Lo que esta en el mundo va a ingresar a la iglesia. Ese es el designio de Satanás con su intención de contaminar la iglesia de Dios. Y si no hay hombres guardando el rebaño del Señor, y si los creyentes en esa iglesia no están guardándose del pecado, guardándose de las amenazas del diablo, que batalla contra sus almas por medio de la tentación y la suciedad que entra desde afuera, si no tenemos eso, la iglesia va a ser totalmente como el mundo. Una iglesia corrompida. Una iglesia falsa. Una iglesia de Satanás.

Ténganlo por seguro.

¿Y que dice Dios acerca de los que son amigos del mundo?  Estos se constituyen en enemigos de Dios.

Santiago 4:4 !!Oh almas adúlteras!  ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Amen las iglesias y todas las cosas de este mundo, y serán enemigos de Dios. La palabra de Dios dice en Efesios 5:25-27

Efesios 5:25-27 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha.

Ese es el propósito de Dios para su iglesia. Que fuera “santa” y “sin mancha”.  El propósito y la intención de Cristo de dar su vida por un pueblo escogido fue para salvar ese pueblo escogido, para sacarlo de este mundo, limpiarlo, justificarlo, santificarlo, regenerarlo, darle su Espíritu Santo, y darle poder para vencer las inmundicias de este mundo. Por lo tanto, la palabra de Dios dice que, sin la santidad nadie vera al señor.  Y esta hablando de una “santidad práctica” en nuestras vidas, de estar practicando la santidad, de estar obedeciendo los mandamientos de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo. Sin eso, nadie vera al Señor. Nadie ira al reino de Dios.

Hebreos 12:14 “Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”.

Eso es lo que dice la palabra. Dios quiere la santidad de su iglesia. Pero esta es la pregunta que tenemos que enfrentar. ¿Como puede la iglesia local permanecer santa y pura y en obediencia al señor en medio del mundo tan caído, tan contaminado, tan pecaminoso, cuando hay personas del mundo entrando a la congregación de los santos y comiendo con nosotros y conviviendo con nosotros, y diciendo ser cristianos aún? Los que vemos en la iglesia moderna son diablos y demonios a quienes estrechamos la mano día a día, empezando por aquellos pastores endemoniados que no se sujetan y no quieren sujetarse a la disciplina bíblica de la Iglesia del Señor Jesucristo.

¿Como podemos evitar que la iglesia sea contaminada cuando esas personas no están viviendo de acuerdo a la palabra de Dios y están mas bien viviendo en una hipocresía total?

La disciplina bíblica de la iglesia es la respuesta. Sin la disciplina bíblica la iglesia es como el mundo. La disciplina bíblica de la iglesia ayuda a preservar la pureza y la santidad de la iglesia local. Dios anhela en gran manera la santidad de su pueblo. Lo que dice en Efesios 1:4, es un texto fuertísimo:

Efesios 1:4 “Según nos escogió en él, antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.” .

Una parte del propósito eterno de Dios, el que él tenia en la eternidad pasada, era que su pueblo fuera un pueblo santo, separado del pecado, separado de la maldad, dedicado ha hacer la voluntad de Dios, y someterse al señorío de su hijo Jesucristo.

Lo repite en 2 Corintios 11:2, allí Pablo dice a los Corintios: “porque con el Celo de Dios“.  ¿Haz pensado en el celo de Dios? Éxodo 20 por ejemplo: “Yo soy Jehova tu Dios un Dios celoso, fuerte“, tenemos un Dios que habla de como es celoso, ardiendo con “celo santo” por todo el afecto, por todo el amor de su pueblo , él quiere que su pueblo viva en santidad, dedicada a él.  Eso es lo que quiere Dios para nosotros.  El corazón de Dios arde con celo santo, y ese es el mismo celo santo que estaba ardiendo en el corazón de su apóstol, en este pasaje, pues dice:

2 Corintios 11:2  Porque os celo con celo de Dios; “pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”. (otra vez, destacando nuevamente la pureza y presentando a la iglesia como una virgen pura a Cristo.)

3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis; (pide entonces que no toleremos las falsas doctrinas, los falsos pastores, las falsas iglesias, los falsos espíritus.)

Eso es lo que quiere decir: “Con celo santo”. Si vamos a entender la disciplina bíblica de la iglesia, hay algo mas que tenemos que entender también; y eso es que, la gracia de Dios que cubre nuestro pecado legalmente, y nos da el perdón, y nos justifica para que estemos bien con el Señor, delante del trono de su justicia y su juicio, esa misma gracia que cubre nuestro pecado, también nos da dominio sobre nuestro pecado. Si no tienes dominio sobre tu pecado, es que nunca haz recibido el perdón de tu pecado.

La fe que nos justifica también es una fe que nos santifica, porque la fe que justifica es una fe viva, no es una fe muerta, y Santiago 2 dice que “Una fe viva, una fe verdadera, es una fe que se manifiesta a la vida de los creyentes por medio de la obediencia a los mandamientos de Dios“.

Vemos entonces que, el evangelio que procura nuestro perdón, también nos transforma.

Más información sobre la historia y disciplina de la iglesia primitiva en:
http://daprose.net/iglesia/iglesiaprimitiva.htm

Si te gusta, compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 6 =