La inmundicia nos aleja de Dios

Ver: IMPIOS, IMPUREZA, INMUNDO

La inmundicia, (akatharsia), es la tercera obra de la carne que aparece en la lista, según nuestras biblias.

Gálatas 5:16-23

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Las obras de la carne y el fruto del Espíritu

16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,

20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,

21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

La akatharsia esta relacionada primeramente con la suciedad física (Mateo 23:27);

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.”

Aparecen casos en los papiros en los que se habla de mantener las casas en buenas condiciones; en segundo lugar esta relacionada con la suciedad moral.

(Romanos 1:24);

“24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. ”

(Romanos 6:19);

19 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.

(Romanos 6:22);

22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

(2 Corintios 12:21);

21 Temo que cuando los visite de nuevo, mi Dios me humille delante de ustedes, y yo tenga que llorar por muchos que han pecado anteriormente y no se han arrepentido de la impureza, inmoralidad y sensualidad que han practicado.

(Efesios 4:19);

19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

(Efesios 5:3);

3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos;

(Colosenses 3:5);

5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

(1 Tesalonisenses 2:3),

3 Nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño.

Lo que sugiere el hecho de que la sensualidad y las falsas doctrinas están frecuentemente asociadas.

La palabra “inmundicia” se utilizaba para describir una llaga de la que fluye pus o un árbol que nunca se ha podado, se utilizaba en el ambiente legal para describir una casa que se ha dejado limpia.

En el pensamiento del apóstol el término indica, pecados sexuales, obras y vicios malvados, de pensamientos y deseos inmundos.

En el Antiguo Testamento el término (Tame equivalente a akatharsia; inmundo) tenia unas connotacines amplias, era sinónimo de profanar, contaminar, y ensuciar.

Inmundicia aparece más de 80 veces (generalmente se traduce como «inmundo»). Levíticos capitulo 11 al 17 trata la inmundicia en relación con la comida y el contacto con los animales (cap. 11), el parto (cap. 12), las enfermedades de la piel e infecciones fúngicas (caps. 13, 14) y flujos (cap. 15).

La idea era que para mantener la santidad, y las leyes sanitarias, el pueblo tenía que evitar la inmundicia o la contaminación en todas sus formas.

No solo la contaminación moral y espiritual que resulta del pecado y de no cumplir los votos, sino también indica la contaminación física que resulta de la suciedad, la enfermedad o cualquier defecto físico, la muerte o el contacto con un cadáver.

Por eso, antes de salir del monte Sinaí en el viaje hacia la tierra prometida, el pueblo tenía que saber cómo evitar y/o limpiarse de la contaminación en todas sus formas.

En el Nuevo testamento, se deja a un lado la inmundicia por algún defecto físico, como decía la ley de Moisés, también deja de lado la inmundicia por las enfermedades, como la lepra o los flujos, deja de lado también la inmundicia por alimentos o lugares impuros. El nuevo testamento se enfoca en la impureza moral y espiritual, pero la palabra “akatharsia” siempre aparece junta con la palabra fornicacion.

En Romanos capitulo 1 esta asociada al lesbianismo y homosexualismo. En las obras de la carne la tercera palabra que Pablo escribe es impureza, (akatharsia), y tiene un significado general de una impureza moral en pensamiento, de palabras y de hechos.

Esta palabra, correctamente traducida como impureza, tiene el significado contrario a ser limpio y santo. Abarca una gran variedad de prácticas sexuales impuras, una de las ideas principales en los escritos paulinos es que la inmundicia es contagiosa, pero la limpieza no. Lo limpio del templo no hace limpios a los trabajadores; pero su propia falta de limpieza en realidad amenazaba la limpieza del templo.

Hay todavía algo mas importante, Cristo siempre utilizo esta palabra para denominar un genero de espíritus demoníacos “los espíritus inmundos” (pneumaton acatharton) Cristo les dio poder a sus discípulos sobre los espíritus inmundos, Mateo 10.1. dice, refiriéndose al pueblo de Israel que, cuando un espíritu inmundo sale, regresa con siete peores, Mateo 12.43

Veinticinco veces de las 31 que aparece el termino inmundicia en el nuevo testamento se utiliza por Cristo y los apóstoles para referirse a un espíritu sucio del mal, la idea, tanto de Cristo como la de los apóstoles, es que existía en realidad un mundo espiritual sucio que llevaba a las gentes a degradarse a si mismas y como el garadeno, el cual según la Biblia tenia espíritus inmundos.

Esta sociedad actual, esta siendo guiada por esos mismos espíritus. No se cambia la sociedad actual con solo mensajes y conferencias, esto es un asunto diabólico que hay que enfrentar no con las armas del conocimiento sino con el poder y la autoridad delegada de Cristo.

El apóstol Pablo explicó que algunos no se arrepintieron “de su inmundicia y fornicación y conducta relajada [o desvergonzada]” (2 Cor. 12:21). Según explica el lexicógrafo Marvin R. Vincent, el término griego traducido “inmundicia” en este caso “se refiere a la impureza en su sentido más sucio”. La triste realidad es que ciertos tipos de pornografía son mucho peores que unos cuantos desnudos o escenas de un hombre y una mujer cometiendo fornicación. En algunos casos se presentan actos tan sucios y repugnantes como relaciones homosexuales, sexo en grupo, contacto sexual con animales, pornografía infantil, violaciones en grupo, maltrato de mujeres y diversos tipos de sadomasoquismo. Según indicó Pablo, algunos que estaban “mentalmente […] en oscuridad” fueron “más allá de todo sentido moral, [y] se entregaron a la conducta relajada para obrar toda clase de inmundicia con avidez” (Efe. 4:18, 19).

Pablo también mencionó la “inmundicia” en Gálatas 5:19. Un teólogo británico señala: “En este caso, el término puede referirse más especialmente a todos los deseos antinaturales”. Sin duda, ningún cristiano puede negar que los actos anteriormente citados son “deseos antinaturales” sucios, repugnantes y depravados. En Gálatas 5:19-21, el apóstol dejó claro que “los que practican” este tipo de inmundicia “no heredarán el reino de Dios”. Por lo tanto, ¿qué sucedería si un cristiano llevara cierto tiempo —tal vez un período considerable— viendo pornografía repugnante y sexualmente degradante? Si no se arrepintiera y dejara ese vicio, tendría que ser expulsado para conservar la pureza y el buen espíritu de la congregación cristiana (1 Cor. 5:5, 11).

 

Si te gusta, compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 6 =