En Cristo, no sólo se revela el poder y la sabiduría de Dios, sino también su amor, la bondad divina, su santidad y su gracia. Cristo declaró: «El que me ha visto a mí, ha visto al Padre». En consecuencia, el que conoce a Jesucristo, también conoce al Dios Padre. (Jn. 14:9)

Entonces, lo contrario también es cierto: El que no conoce a Jesucristo, tampoco conoce al Dios Padre.

Según 1 Corintios 2:14, …. “el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios porque para él son locura, y no las puede entender porque se han de discernir espiritualmente”. En consecuencia, la Biblia es un libro cerrado, NO APTO PARA TODO PUBLICO. Por lo que respecta a su verdadero significado, la Biblia no es para quien no sea cristiano y no discierna con el espíritu, y que además esté enseñado por el Espíritu. Ello requiere además por parte del individuo estudioso de la Escritura, una íntima proximidad con Dios, en la cual el Espíritu de Dios sea capaz de revelar a cada uno (individualmente) su verdad.

¿Por qué van mal muchas iglesias?

Muchas iglesias van mal porque sus miembros no quieren buenos pastores que los corrijan, que los disciplinen, y que les enseñen la ética y la Palabra de Dios. Prefieren tener una religión más fácil, una como el catolicismo, (por dar solo un ejemplo). Quieren pastores mas suaves, líderes que estén de acuerdo con la manera de pensar del mundo, en otras palabras, prefieren lideres mundanos. El mundo quiere adorar a ídolos de barro y su iglesia le da ídolos de barro. Los diablos quieren inventarse falsos dioses y su iglesia les da falsos dioses, como es el tal Niño Divino, las falsas vírgenes y los falsos santos. Por ultimo, estos mismo diablos quieren adorar a los ángeles, en contra de la verdadera doctrina cristina, y esta falsa iglesia de Dios les permite y los alienta en tal sentido.

El buen pastor conoce la disciplina y la ética de Dios, pero los malos, la generación perversa, no quieren saber de la disciplina de Dios. No quieren una vida de santidad. No quieren dejar las cosas del mundo que les gustan, y no están decididos a abandonarlas.

Los malvados defienden sus creencias, defienden religiones y banderas impuestas por Satanás, y no están dispuestos a recibir la verdad del Evangelio. Igual que los judíos le dieron la espalda a Jesús, y hasta le asesinaron, igual los católicos y todos los malvados huirán de la verdadera doctrina cristiana para seguir sus propias doctrinas. (Ejemplo: doctrina católica, testigos de Jehova, mormones, shamanes, rosacruses, astrólogos, adivinos, masones, bautistas, adventistas, metodistas, pentecostales,  sectas evangélicas cristianas, etc.)

Por lo