EL APÓSTOL PABLO (en Gálatas 1:8-11) YA SE REFIRIÓ AL PAPA CATÓLICO, A TODOS LO CURAS CATÓLICOS, Y A LA MAYORÍA DE LOS PASTORES EVANGÉLICOS. Al mismo tiempo nos da una pista de “A quien mismo debemos servir”, “a Dios o a las religiones”.

Es un hecho “probado” y extensamente “documentado” que “la doctrina católica no es la doctrina cristiana”, -y viceversa-, la doctrina cristiana no es la doctrina católica. Cualquier estudioso de las dos doctrinas lo comprueba y lo entiende a simple vista. Esa es la razón por la cual hay tantos “desertores de la fe y la religión católica“ en todo el mundo. Aquellos que en verdad buscan a Dios, que son efectivamente “los llamados de Dios”. Estos son los que descubren la verdad. Los demás, jamas! (Muchos son los llamados y pocos, muy pocos los escogidos).

El Apóstol Pablo, con la autoridad embestida por Dios Padre, El Hijo, y El Espíritu Santo, ya maldijo “de antemano”, llamándolo “ANATEMA”, (“MALDITO”), tanto al PAPA como a todos los curas católicos, por haber alterado y profanado la verdadera doctrina cristiana, y por estar enseñando al mundo, en su lugar, la “doctrina católica”.

Este hecho no solo cubre a la religión católica sino a cualquier otra doctrina y religión inventada por hombres. (Ejemplo: Católicos, Mormones, Testigos de Jehova, Masones, Rosacruces, Shamanes, Brujos, Curanderos, Adventistas, Metodistas, Bautistas, Evangelistas. etc).

Juan 14:6
Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; “nadie viene al Padre, sino por mí”. (los llamados).

Juan 14:23-24
Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió.

Gálatas 1:8-11
Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio, diferente del que os hemos anunciado, (doctrina católica, mormonismo, testigos de Jehova, etc), sea anatema (sea maldito). Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema (sea maldito). Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre;

Si te gusta este sitio o este artículo, lo puedes compartir en tus redes favoritas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 2 =