Cada persona puede inventarse el camino a la salvación que quiera, e incluso escoger cualquiera de los caminos que quiera, pero ninguno de esos caminos es el que está verdaderamente autorizado por Dios.

La única meta existencial del ser humano, según nu